domingo, 21 de mayo de 2017

Mikaël, Príncipe y Regente de las Milicias Celestes. 7 de mayo 2017


MIKAËL 


Yo soy Mikaël, Príncipe y Regente de las Milicias Celestes. Bien amados hijos del Uno que la Paz y el Amor sean depositados en cada uno de vosotros.

… Silencio …


A la hora en la que continúo sembrando las aguas o arando la tierra y alumbrando el cielo, vengo para cortar lo que debe ser cortado. Vengo por el Fuego y mi espada para acabar mi obra en vuestro corazón para vuestra libertad. En muy poco tiempo ahora en términos terrestres, el arcángel Uriel me sucederá, porque tal como él os lo anunció en muchas ocasiones, viene para acabar a continuación de mí la instalación de la Verdad eterna.

Las Teofanías espontáneas de las cuales os ha hablado el Cristo, son llamadas a generalizarse y amplificarse permitiéndome entonces dejar curso libre al Fuego Ígneo que viene para quemar y para liberar lo que quizá todavía traba la Libertad en cada uno de vosotros.

Vengo también a través de la iluminación de vuestras noches para agregar mi vibración y mi Presencia en el Manto Azul de María que es también mi Manto. Viniendo no sólo para cortar y para quemar los últimos elementos que traban la Verdad, vengo también para ser el que atiza el Fuego de la Verdad, el Fuego del Espíritu.

Para aquellos de vosotros que acogieron o que acogerán en un día próximo a Cristo en su morada, les agregaré el Fuego, este Fuego que os consumirá de Amor, de beatitud, este Fuego que os colma de gracias.

Lord Metatrón en ese día vendrá para magnificar lo que fue llamado hace cierto tiempo el impulso Metatrónico, abriendo siempre aún más las puertas a Aquel que viene, o el que ya está allí para algunos de vosotros.

… Silencio …


Mi acción desde este día se acabará en el hecho de cortar los últimos vínculos a la Ilusión de este mundo, los últimos apegos. Vengo para apoyar por mi Presencia vuestra resurrección y vuestro acceso al Êtreté en manifestación y en encarnación desde vuestra morada en cada una de las partes de vuestro cuerpo y de vuestra conciencia.

Los Ángeles del Señor acompañarán mi presencia en vuestros cielos, dejándoos ver, dejándose ser sentidos para vuestra mayor felicidad. Numerosos de entre vosotros en estos días serán llevados a vivir encuentros multidimensionales de un género nuevo para el mayor número de entre vosotros. Visitantes intergalácticos de los mundos libres en resonancia con vuestro destino o vuestro origen estelar vendrán a visitaros en la intimidad de vuestros corazones y en la intimidad de vuestras noches con el fin simplemente de estar presentes a vuestro lado en vuestra resurrección y en la acogida del Cristo en vuestra morada.

Vengo también por unos últimos mecanismos de Gracia Mariana, para desviar a algunos de vuestros hermanos y hermanas humanos de su camino de sombra, con el fin de que el apoyo de la Luz ya no se encuentre solamente en vuestros corazones humildes, sino también en el corazón de algunos de vuestros hermanos y hermanas que están, si puedo decir, bajo el dominio de la Ilusión. No os asombréis entonces de oír hablar de gracias nuevas y de revelaciones nuevas para estos hermanos y estas hermanas que se abrirán a mi petición y a la presencia de Aquel que viene.

Los tiempos están efectivamente cumplidos y ya es hora de descubrir de manera colectiva la verdad de lo que había dicho el Cristo y de lo que dijeron sus profetas, sea cual sea su horizonte. Una nueva edad de oro no sometida al tiempo o al encierro sale a la luz sobre la Tierra en su nueva dimensión.

Muchos elementos de revelación se os van a aparecer, tanto sobre la pantalla del mundo como sobre la pantalla de vuestras noches, en vuestros sueños, en vuestras intuiciones, en las Presencias que estarán en vosotros y a vuestro lado.

Ha llegado el tiempo de poner fin a lo que se opone sobre este mundo a la Verdad de una manera o de otra. Esto no sufre más plazos de espera, esto no sufre más retrasos. Iluminando vuestras noches sobre ciertos países de esta tierra, desalojaré las últimas oposiciones, poniéndolas a la luz del día y en plena luz, mostrándoos lo que tal vez no visteis, o no quisisteis ver. Nada más puede seros escondido, nada más podrá ser disimulado, con el fin de que el reino de la Verdad se instale en estos tiempos de la Llamada de María, viniendo también para aclarar vuestros cielos, dándoos a ver detrás de las apariencias de lo que se ve desde el suelo mirando los cielos, permitiendo también y entonces a numerosas flotas de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres aparecer concretamente en vuestros cielos, como a vuestro lado por la noche.

Me dirijo también a aquellos de vosotros para los cuales el momento de vivir esto no ha llegado todavía verdaderamente, sino que llegará lo más rápidamente posible. Os comprometo firmemente antes de la Llamada de María, cualquiera que sea el tiempo que quede por recorrer antes de esa Llamada, de devolver las armas de la división, las armas del sufrimiento. Vengo para invitaros también a no tergiversar más, a no oponeros más, porque sabéis pertinentemente, incluso temiéndolo, que la Luz se establece y que esto es irremediable, definitivo y está en su fase final y que ninguno de vosotros podrá oponerse cualesquiera que sean los juegos emprendidos sobre la escena de este mundo, ni siquiera mantener un ápice de tiempo suplementario a la puesta en marcha de sus artimañas. Os invito a depositar vuestros miedos, así como vuestras avideces, así como vuestras posesiones, a los pies del Cristo. Os invito también a reconocer la primacía y la realidad del Amor incondicional con el fin de gozar de las últimas gracias, con el fin de no ser afectados y no ser enturbiados después de la estasis de la Llamada de María.

Vengo a proponeros en nombre de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres, que os reunáis a las legiones de la Gracia y del Amor cualesquiera que sean vuestros miedos, cualesquiera que sean vuestras ilusiones sobre la organización de este mundo y sobre su depredación. Vengo pues a invitaros a reconoceros a  vosotros mismos, ya no en vuestros ardides pasados, a veces muy antiguos, sino a reconoceros en vuestro corazón y en el don.

Os invito hoy solemnemente a dejar a un lado las armas que para nada sirven en el Amor que está develándose ahora para cada uno, esté donde esté.

No propongo armisticio ni tregua alguna sino que vengo a proponeros ser por fin vosotros mismos, descubrir por fin vuestra eternidad y vuestra libertad.

Tened presente que – fuere cual fuere vuestra negación del Cristo y del principio de Amor – nadie puede entrar en el Reino de los cielos si no se torna como un niño libre de cargas y sin codicia.

Vengo a deciros también que – cual haya sido vuestra indignidad – ésta queda perdonada mediante la Gracia, pues tanto María como nosotros – los Arcángeles – así como los Ancianos y las Estrellas, como también la Confederación Intergaláctica en su conjunto os informamos que cuales hayan sido los sufrimientos por vosotros provocados, la Gracia está con vosotros también más que nunca y como nunca. Pero los tiempos son contados. Os corresponde posicionaros rápidamente, previamente a la Llamada de María, a fin de dejar de sentir miedo, dejar de sentiros superiores, a fin de dejar de creeros con autoridad para dominar a otros o vejar a otros. El miedo y tan sólo el miedo os ha llevado en esta vida o durante vuestras pasadas vidas, a encerraros más y más en la codicia, la posesión, el control de la vida en esta tierra, pues dentro vuestro también Cristo está golpeando y no podréis fingir ignorarlo más, a no ser que vayáis a provocar dentro vuestro, sufrimientos físicos y morales totalmente inútiles.

Os invito a tratar de imaginar que – más allá de la rapiña – está Cristo, está la verdad de la vida eterna y que lo que vengo a proponeros – en nombre de la Confederación y de María – es saldar cuentas a fin de quedar libres y de participar de la liberación de la humanidad. En el Amor no caben los reproches. En el Amor aceptado sin condiciones no hay juicio, sin importar lo que hayáis hecho. Sin embargo sed sinceros pues la mentira no se sostendrá más, tampoco el control que pretendéis mantener.

No vayáis a imaginar de ninguna manera lograr escapar de la Luz. Cambiad de postura ahora y probad la verdad del Amor. No hay más tiempo. Se acabó el plazo. Sean cuales sean las artimañas preparadas, éstas de nada sirven pues eso que os parece tan terrible según vuestros conocimientos luciferianos, no es sino el retorno de la Libertad. No hay nada que salvar, nada que prever. De nada os servirá cavar bajo tierra o intentar salir de este sistema solar. Eso es imposible y bien lo sabéis.

Entonces me dirijo a vosotros con el mismo Amor y la misma intensidad: no os dejéis engañar por jerarquías encima vuestro, ya sean visibles o invisibles, pues los tiempos jerárquicos ya pasaron y ése a quien llamáis con pompas y honores «Gran Arquitecto del Universo», que no es sino Satanás, pronto dejará de proporcionaros informaciones y sostén a través de vuestras oraciones insensatas. Entonces sí, sois amados – y diría incluso mucho más que los humildes, quienes ya recibieron a Cristo. Sólo vosotros os habéis distanciado más y más del Amor. Seguís detrás de vanidades cuando basta con parar y como ya dije, dejar a un lado las armas – ya sea engaño, guerra, separación – porque – como bien podéis averiguarlo con vuestros equipos modernos – Nibiru ya es visible.

Ya ninguno de vuestros sistemas de encierro o de control sirve porque el despertar de la humanidad ha alcanzado un nivel más que crítico y el juego no se prolongará más. Habéis tenido la oportunidad – durante las maniobras contrarias realizadas desde el año 2012 – de daros cuenta de su ineficacia frente a la majestad del Amor.

Ha llegado la hora de reconoceros. Ha llegado la hora de miraros. Ésta es la hora del Amor y ya no de la división y menos aún de la separación. No os liga ninguna obligación ni ningún contrato con este mundo aunque eso os sorprenda. El compromiso de la Luz pone fin en adelante a todos esos falsos contratos, a todas esas ilusiones de futuros dueños del mundo que nunca seréis. Sed dueños de vosotros mismos y miráos pues aquí estoy para poner fin al juego.

Aquélla a quien execráis por ahora y que sin embargo es vuestra Madre – María – logró – con el apoyo del conjunto de las fuerzas aterrizadas aquí abajo y con el apoyo de la Confederación Intergaláctica – reconectar con la Eternidad un número importante de hermanos y hermanas humanos en la Tierra. Ya ninguna parafernalia resistirá ante la Verdad sea cual sea vuestra inteligencia de la que tanto os enorgullecéis, sean cuales sean vuestros amos, invisibles, que os prometieron el oro y el moro. Eso dura momentáneamente, bien lo sabéis. Entonces no vengo con amenazas sino con el corazón en la mano mientras aún queda tiempo. La misma Gracia está para vosotros.

Cristo os lo reiteró, lo que hacéis a cada uno de vuestros hermanos y hermanas en la Tierra lo hacéis a Él. Os pide simplemente que lo reconozcáis, que lo aceptéis, y la Gracia y el perdón de la Luz actuarán en vosotros del mismo modo como actúan en vuestros hermanos y hermanas a quienes miráis como insignificantes y sin interés. Fuísteis vosotros quienes os distanciasteis, quienes os colocasteis arriba en un pedestal como ilusionistas. Creéis manipular cuando sois vosotros los manipulados.

No vengo a pasar cuentas sino que estoy dispuesto a cortar con delicadeza lo que os liga todavía a esos poderes oscuros que no son sino vuestros propios miedos y vuestros propios condicionamientos. Ofrezco la Verdad. No hay nada que pagar. Ningún interés. Así es la Libertad. Así es la Gracia. Os invito a reuniros con los hermanos y las hermanas que son cada día más numerosos en vivir la verdad del Amor. Este mundo que os pertenece según creéis no es vuestra propiedad privada. Entonces os dejo este mensaje por si por casualidad llegan mis palabras a vuestros ojos o vuestros oídos. Os ofrezco mi corazón y os tiendo la mano. Aprovechad esta última oportunidad.

Me dirijo ahora a la humanidad en su conjunto: dejad que vuestro corazón se exprese. No sintáis turbación por los acontecimientos de este mundo pero sí estad atentos a lo que ocurra en vuestro pecho, aunque no sepáis decirlo con palabras ni cómo expresarlo. Lo importante no es intelectualizarlo sino sentirlo y vivirlo. Puede ser que persista en vosotros una esperanza o una culpabilidad, un sufrimiento, sea cual sea su origen. El corazón es a la vez vuestra muralla y vuestra certeza. Y también la única Verdad.

Sed dulces para con cada uno de vosotros. Sed amables. Sed serviciales. Descubrid todos la relación auténtica en el seno del Amor. He terminado mi discurso por hoy. Entonces deposito en vosotros el rayo ultravioleta. Deposito en vosotros el recuerdo de vuestra eternidad.

… Silencio…


Soy Mikaël, Príncipe y Regente de las Milicias Celestiales y proclamo así en este día el tiempo de la Resurrección, el tiempo del Anuncio y el tiempo de la Llamada. Mi saludo y mi bendición para cada uno de vosotros. Agradezco vuestra presencia, vuestra atención y vuestra lectura. 

Hasta pronto.
***

MENSAJE IMPORTANTE DE MIKAËL , PRÍNCIPE Y REGENTE DE LAS MILICIAS CELESTES ( NIBIRU ES VISIBLE )




Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/




MARÍA Hacia la Comunión perpetua 6 mayo 2017



 MARÍA Hacia la Comunión perpetua 6 mayo 2017

Soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra. Amados Hijos, dondequiera que estéis en la Tierra, que el Manto Azul de la Gracia esté con vosotros y que nuestra comunión persista después de la Teofanía.

…Silencio…



Os trasmito todo mi Amor, todas mis bendiciones y la alegría de mi corazón a todos vosotros para que estéis presentes con más frecuencia, en vosotros mismos, en la Verdad, más allá de las apariencias de este mundo, más allá de sus ilusiones, más allá de sus alegrías y más allá de sus sufrimientos.

Ahora que estoy más cerca de vosotros, os acompaño cubriéndoos con mi Manto Azul de la Gracia que es vuestro. Un número cada vez mayor de vosotros vivís momentos muy intensos de comunión que os despiertan a vuestra eternidad, a vuestra la liberación y os conducen a ver lo que está sucediendo en la pantalla de este mundo que no es la verdad, realmente.

…Silencio…


Así pues, sois cada vez más los que os encontráis en vuestro corazón, los que os encontráis a vosotros mismos más allá de toda comprensión, de toda explicación, allí donde no puede haber ninguna duda, allí donde está presente la única Verdad y allí donde no puede disimularse ningún pensamiento, ningún sentimiento a causa del pasado o del futuro, allí donde se encuentra vuestra eternidad y la Verdad.

En ese espacio sagrado, el de nuestras comuniones, el de vuestra vida frente a vosotros mismos, ahora, no hay lugar para la mentira, no hay lugar para la Ilusión. Vuestro corazón se revela cada día un poco más, llevándoos a vivir esa Paz inefable que no puede decir nada y que os aparece a cada uno de vosotros como la única joya, el único tesoro y la única Eternidad.

…Silencio…


Hoy me dirijo a vosotros porque ya muchos habéis constatado que las Teofanías, independientemente de nuestras citas de los jueves y de los días relacionados con mi presencia, son cada vez más intensas, cada vez más vivas. Doy gracias por vuestra perseverancia, por vuestra fe y, sobre todo, por vuestro Amor, que muchos os atrevéis ahora a manifestar sin temor, con firmeza y con ligereza, al mismo tiempo.

Bendigo a todos los que comenzáis a vivir esta Eternidad, vuestra Cristo interior que no está limitado a pesar de la presencia de este cuerpo, a ninguna ilusión de la materia. Descubriréis ahora lo que significa ser el Camino, la Verdad y la Vida, haciendo de vosotros una conciencia que se mantiene de pie, en este mundo, aportando vuestra mirada, vuestra sonrisa -a veces vuestras palabras- y, sobre todo, vuestra propia presencia, caminando entre los hermanos y hermanas dentro de la vida en la que estáis sumidos, lo que os permite descubrir la “Vida”, la verdadera, donde no existe la sombra, la Vida que se os ha prometido desde siempre, a pesar de los velos del olvido, a pesar de los velos de la ignorancia, a pesar de las trampas y de los obstáculos de este mundo que habéis atravesado cada uno a vuestra manera.

Hoy, muchos de mis hijos han encontrado la Eternidad y una vez alcanzada, no tienen necesidad de nada más, ni de creencias sino simplemente estar allí en esos momentos que podéis calificar de mágicos y que, para muchos de vosotros, os parecen tan alejados de vuestras capacidades y vuestras posibilidades. Hoy, eso se revela a vosotros porque ha llegado el momento, porque el tiempo se ha cumplido y solo queda por manifestar, dentro de vuestra materialidad, las señales en los cielos y mi Llamada. A través de las Teofanías, muchos de vosotros, cada vez más numerosos, habéis despertado y os habéis unido a las fuerzas de la Luz Una, incluso sin saberlo, sin pensarlo.

El nivel de conciencia de la Tierra, su nivel de vibración, se expande ahora, cada día más, dejando claro a muchos de vosotros, el punto de no retorno a ninguna ilusión. Cubiertos con el Manto Azul de la Gracia, portadores de este Corazón ardiente, alcanzáis vuestra dimensión de Hijos de la Eternidad, de Hijos Ardientes del Sol, y os queda por recorrer los últimos pasos de vuestra vida en este mundo, envueltos en esta Vida eterna, viviendo esta Gracia y esta Paz, que os conduce poco a poco a posicionaros de manera definitiva en la única verdad y en el único consuelo, Allí donde no tendréis nunca más, ni sed ni hambre y ningún sufrimiento podrá aparecer o imaginarse.

El mes de mayo que ha empezado hace unos días, os permitirá avanzar, siempre más, hacia vosotros mismos, hacia la Verdad, poniendo fin a todas las mentiras, los encarcelamientos y las ilusiones de este mundo, poniendo fin a la búsqueda desenfrenada de placer, poniendo fin a lo que quizá habéis denominado, vuestra búsqueda espiritual. Porque allí donde estáis ahora, cada vez más numerosos, no persiste la menor duda ante la Evidencia que está ahí.

Así pues, hoy os insto a que queráis y estéis dispuestos a responder a mi Llamada, a responder a la Llamada del Cielo y de la Tierra a través de los sonidos, pero sobre todo a través de vuestra conciencia. Cada día que pase ahora en la Tierra, se desvelará más la verdad que derribará las máscaras, las ilusiones y las últimas resistencias en algunos de mis hijos.

Recordad que ahora y cada día que pase, el único consuelo que encontraréis, no podrá venir del exterior sino únicamente de vuestro estado de Gracia.

…Silencio…


Vuestras percepciones, vuestros sentimientos, vuestras experiencias se vuelven más intensas, más luminosas y os conducirán a desenmascarar y lavar lo que quede por purificar, por así decirlo.

Desde el momento en que viváis la Gracia, os reconoceréis de inmediato, no en el exterior sobre el escenario de este mundo, sino directamente en vuestra intimidad, allí donde el Amor no necesita de ningún apoyo, de ningún tipo de prueba.

Así se instalan -en algunos, diría que a marchas forzadas-, el Camino, la Verdad y la Vida, haciéndoos vivir realmente, como Luz y no como personas, al no adheriros a ningún vínculo, a ninguna historia, a ningún sufrimiento. Así es la Morada de la Paz Suprema.

Sé que estas Teofanías se reproducen más allá de nuestras citas y con mayor frecuencia, lo que representa la última Llamada de la Luz y las gracias más abundantes; así es la Redención.

Por consiguiente, os invito a unos y otros, a que viváis incluso a distancia, este “corazón a corazón”, estas Teofanías. No pongáis barreras ni límites a la expresión del Amor dentro de este mundo, para completar la obra de la Liberación de todo el colectivo de la humanidad. Por vuestra Ascensión -aquellos que la vivís-, liberaréis los engramas todavía presentes en algunos de vuestros hermanos y hermanas que no conocéis, que nunca habéis visto y que, sin embargo, se bañan en la misma unidad que vosotros.

Vais a verlos cada vez más despiertos y cada vez más conmocionados, no por vosotros, sino por lo que descubren hoy gracias a vuestra presencia, más allá de toda palabra y de todo discurso, la mentira de este mundo, donde solo existe la dualidad, la depredación que no es más que la prerrogativa de la materia, porque existen mundos unificados donde la materia, como sabéis, es el medio de expresión, el medio de vivir la Alegría y el Amor sin experimentar la dualidad ni ningún sufrimiento.

Habréis comprendido antes incluso de mi Llamada, aunque ya hayáis sido llamados hace unos años, que hoy la Verdad no puede estar oculta de ninguna manera en ningún lugar de la tierra, en ningún lugar de vuestro cuerpo.

Tomaos tiempo, no para actuar en este mundo sino para actuar en vuestro corazón cuando la Luz os llame, cuando la Teofanía se presente a vosotros, cuando estéis en relación con un hermano o una hermana, esté donde esté. El Comendador os lo dijo: poned el Amor delante, pero incluso no vais a tener que ponerlo, será de forma espontánea, de forma natural a través de vuestros ojos, a través de vuestra radiación y, sobre todo, a través de vuestro corazón. Así que, usad y abusad de estas comuniones con vosotros mismos, con el Cielo, con la Tierra, con un hermano o hermana, con todos y con todo. Si existe algún problema con uno de vuestros hermanos o de vuestras hermanas, uno de mis hijos, entonces, más que actuar o tratar de tener razón o ver quién tiene la razón, estableced los dos juntos esta relación en el corazón que no necesita palabras ni demostraciones porque el corazón se vuelve evidencia para todos en la Tierra, abatiendo las creencias, todo lo que os mantenía encerrados a través de las religiones, de los conceptos.

Descubriréis la libertad interior con una intensidad que solo había sido alcanzada por algunos seres en ciertos momentos, porque las condiciones de la densidad eran tales que debía tratarse de un alma especial para salir de ella. Hoy, el Fuego del Espíritu está por todas partes; el Espíritu del Sol trabaja para desenmascarar lo que estaba oculto en cada uno de vosotros como en todas las relaciones de este planeta, en cualquier ámbito.

Así que hoy os invito solemnemente a multiplicar las Teofanías que no solo están vinculadas a mí o la Confederación Intergaláctica, sino también a cada uno de vosotros con el mismo potencial de Amor, con el mismo potencial de Verdad, con el mismo potencial de claridad. Ahora os atañe a vosotros ser autónomos en relación a esto. Por supuesto, las Radiaciones Arcangélicas y las Teofanías continuarán como se os ha dicho, hasta comienzos de junio.

Sabéis que este mes de mayo goza de muchas convergencias, muchas sincronías que se establecen más allá de vuestra persona y de vuestro quehacer personal, en todos los asuntos de este mundo. Entonces, alegraos. 

Independientemente de las convulsiones o de los acontecimientos, sólo quedará la Paz, el Amor que no depende de vosotros, de ninguna circunstancia o condición exterior, de ninguna persona, de ningún karma. Solo tenéis que soltar vuestras cargas, solo tenéis que aligeraros, solo tenéis que aceptar y decir “sí”.

…Silencio…


Aprovechaos de esta intensidad de la Luz que no disminuirá ahora y que solo puede alcanzar su objetivo, es decir, la disolución final de este mundo.

En estos momentos de caos y de complicaciones que se anuncian, os invito a permanecer firmes en vuestro corazón, no por un esfuerzo sino por relajación, con la confianza total no en vosotros, no en vuestros hermanos y hermanas sino en lo que sois en verdad, porque eso emerge y se presenta en vuestra conciencia, aunque cada uno de vosotros haya llegado a estratos diferentes, pero con el mismo impulso, la misma Verdad y, sobre todo, la misma belleza.

Tomaos un tiempo. Cuando se presente la ocasión o la Llamada de la Luz se haga demasiado intensa, acoged y aceptad, y disfrutad esos momentos al salir de vuestra Teofanía, cuando os llegue de forma individual para proponer eso, incluso a quienes lo necesiten, estén donde estén en la Tierra, que no conocéis ni habéis visto jamás -no os restrinjáis a vuestro círculo más cercano. No pidáis nada para vosotros, solo que está claridad, esta señal de la Luz, de la Fuente, se revele en el otro, en cada situación, en cada conflicto de este mundo. No para que se detengan porque llegarán hasta el final, sean cuales sean los acontecimientos, sino para aportar un bálsamo y un consuelo de Amor, porque ahí está la única Verdad en estos tiempos difíciles, en estos tiempos de Alegría. Esto es difícil para la persona, pero es Alegría para vuestra Eternidad.

Desde luego, no están despiertos todos mis hijos y lo sabéis; no tenéis más que mirar a vuestro alrededor, pero la Llamada de la Luz es inmensa. Se está finalizando la disolución de las capas aislantes -no solo a nivel del planeta o del sistema solar, sino directamente al nivel de vuestros cuerpos sutiles-, ved cómo se desintegra el cuerpo causal, ved cómo oscila el alma entre el cielo y la tierra, fluctuando si no estáis despiertos, dependiendo de vuestros estados de ánimo, dependiendo de lo que se ha aclarado en el escenario de vuestra vida. No os detengáis en eso.
Todo lo que se produce hoy en vuestra vida, de la naturaleza que sea, es un compromiso para que seáis lo que sois desde la Eternidad. La puerta como sabéis, en tanto que creáis todavía que es una puerta, está situada al nivel del corazón. No hay otra llave que el Amor, no necesitáis ningún conocimiento, ninguna condición puede impediros vivir eso ahora, desde este día.

Por eso os pido vuestra ayuda y vuestro servicio para abreviar los tiempos complicados, digamos, para la persona. Por tanto, comulgad. No necesitáis tener a alguien frente a vosotros; pensad en un ser humano de la Tierra, sea el que sea, y estableced esta comunión. No tenéis que protegeros de nada ni temer nada, porque estáis en la comunión del corazón, ya sea en una situación, frente a un hermano o hermana, frente a un desconocido que pasa o un niño del otro lado del planeta o un anciano que está a punto de irse, poco importa; porque en cada Teofanía, en cada comunión, vais a percibir -ya en vosotros-, cambios, cambios cada vez más patentes y más evidentes.

A través de este proceso ahora, es cuando vuestro corazón se une al corazón de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres, al corazón de los Arcángeles en su radiación, conduciéndoos a descubrir, si no es ya el caso, el poder y la Verdad del Amor.

Ahí está vuestro baluarte, se puede decir, ahí está vuestra Eternidad. Todo lo demás, es solo pasajero y pasará de forma brutal y abrupta en este mes de mayo.

Hace unas semanas os invité a ver el Sol. Ahora os invito a ver el Sol en vuestro corazón alimentándolo con el Amor y la atención que llevéis a él sin pedir nada más que estar allí presentes a vuestra Resurrección, a vuestro despertar, a vuestra Liberación o a vuestra Ascensión.

Así pues, yo os anuncio la intensificación de la Luz, la intensificación de la Verdad, la intensificación del Amor y su grandeza, a algunos de vosotros, para que vayáis más allá de los que podáis denominar éxtasis o felicidad, porque la Verdad no tiene necesidad de palabras; ella es. Y eso es simple, eso es evidencia. Volveré, por supuesto, para acompañaros y para hablaros si es necesario, pero sois cada vez más los que me percibís, los que me vivís como os vivo a vosotros en mi corazón. Nada más es necesario. ¿Qué podéis perder con esto?

Por consiguiente, os invito a anunciar la “buena nueva” no con palabras que solo podrían ofender, sino exclusivamente con vuestro corazón, no con ideas del corazón sino con la radiación efectiva de vuestro corazón, de vuestra eternidad. Os volveréis lo que siempre habéis sido y que habéis olvidado: “Los Hijos Ardientes del Sol”.

Allí se encuentra ahora vuestro alimento y vuestra satisfacción que os invito a compartir con todo el mundo en todas las situaciones. No se requiere ningún esfuerzo, no hay nada que hacer. Simplemente, cuando lo viváis, estad plenamente en ello porque ahí se pondrá fin a todo lo que quede de duda todavía, a lo que quede aún de ilusión por la costumbre de este mundo.

…Silencio…


No hay ninguna dificultad que no pueda resolverse ahora con la radiación de vuestro corazón. Os invito a vivirlo, a experimentarlo, a multiplicarlo, a entrar cada vez más en el estado de Gracia porque es así como ayudaréis, no a la Tierra -ella ya está liberada-, sino a todos mis hijos que duermen todavía, por poco tiempo.

Os daréis cuenta también que estos episodios, digamos, de Teofanía, se volverán más intensos, pero también más duraderos. Hagáis lo que hagáis, manifieste lo que manifieste vuestra persona en cualquier tipo de contrariedad o en algo que tengáis que afrontar, el corazón será vuestro seguro y vuestro recurso. No hay nada más y, sobre todo, no hay nada mejor adaptado a este período que vivís en la Tierra.

…Silencio…


Estad seguros que en los momentos de dificultad, los momentos en que os parece que la Teofanía se aleja de vosotros, que lo que está ocurriendo en vuestro pecho está menos presente, no dudéis en hacer una llamada a la Luz, a una de nuestras formas dentro de la confederación y estaremos allí de inmediato, no para aportaros una beneficio material en este mundo, sino exclusivamente para vivir una Teofanía, realineándoos, reorientándoos, insuflándoos la energía y la energía suficiente para atravesar esa contrariedad.

Los momentos que vais a vivir este mes, sea cual sea vuestro camino, vuestra edad, vuestro emplazamiento, en el escenario que sea (vuestra vida familiar, vuestra profesión, vuestras actividades) traspirará esa Gracia y esa Evidencia.

…Silencio…


Es vuestra nueva naturaleza de estar despiertos dentro de la materia, para muchos de vosotros, para percibir la Verdad.

…Silencio…


Mis palabras se detendrán aquí en esta jornada, y más allá de nuestras citas, os daréis cuenta realmente, cada vez más a menudo que lo que sucede en vuestra conciencia y en vuestro corazón, en el Corazón del Corazón, se volverá tan evidente y tan agradable que no podrá compararse a nada de lo que habéis experimentado, a ningún placer de este mundo.

Entonces, permitidme bendeciros y permitidme estar a vuestro lado en estos tiempos. Estoy con vosotros, soy vuestra Madre y vosotros sois el Camino, la Verdad y la Vida.

…Silencio…


Os bendigo y os amo.

…Silencio…


Yo soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra y rindo Gracia a cada uno de vosotros.

…Silencio…


Hasta pronto y hasta siempre

…Silencio…



Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/




JESÚS-CRISTO 7 mayo 2017


JESÚS-CRISTO 7 mayo 2017

Que mi Paz, la Felicidad y el Amor estén en cada uno de vosotros.

…Silencio…

Antes de expresarme, instalémonos juntos en esta comunión nombrada Teofanía.

…Silencio…


Hermanos y hermanas en humanidad, hace algunas semanas que tenéis la posibilidad de vivir lo que ha sido nombrado unas «Radiaciones Arcangélicas» y la «Teofanía». Al final de esas sesiones, por así decirlo, muchos de vosotros se dieron cuenta que había venido como un ladrón por la noche, alumbrándoos desde el interior, permitiendo veros en autenticidad y en eternidad. Ha llegado el momento en que cada uno deberá lavar sus vestidos en la sangre del cordero. Algunos de vosotros habéis recibido y recibirán, durante las Teofanías, la revelación de mi Presencia en su pecho.

En este día particular, así como mañana, el nuevo impulso Metatrónico llegará a algunos de vosotros, haciéndoos despertar en la totalidad de vuestra dimensión de Hijos Ardientes del Sol. Algunos de vosotros, efectivamente, habéis limpiado vuestras casas para que pueda establecerme. Cada uno de vosotros, en los tiempos venideros, estáis llamados a revelarme, sobre todo durante este período previo a la Llamada de María, nuestra Madre a todos. La iluminación real y completa de vuestro corazón os da a vivir el estado de Paz perpetua y de beatitud, donde el Amor se alimenta de sí mismo, engendrándose a sí mismo, más allá de toda relación, de toda persona, de todo objeto, y de toda intención.

Tal y como se os dijo, los tiempos se han cumplido y lo que se vive durante este período, lo sabéis por vivirlo o por haberlo oído, es el momento en que todo lo que os fue ocultado es ahora revelado, para vosotros, para vuestras relaciones, para el conjunto de la humanidad. La Luz ilumina, e iluminará cada vez más, todo lo que está presente en la superficie de esta tierra.

Durante este período, soy vuestro escudo, soy la Vía, la Verdad y la Vida y, como os lo dijo mi Madre, en cuanto me acojáis, seréis también la Vía, la Verdad y la Vida, llevándoos a irradiar, sin voluntad alguna y sin deseo alguno, el Fuego Ígneo del Amor en este mundo, en cada rincón de este mundo, en cada relación, en cada contacto. En esto se realiza la Liberación de la Tierra por vuestra mediación y por vuestra presencia. Así hoy, saludo y honro a cada uno de vosotros.

La acción de las fuerzas Mikaëlicas ha permitido, tal y como os lo había anunciado, sembrar, en un primer tiempo, algunas aguas de la tierra. La espada de Mikaël, penetrando y fecundando las aguas de la tierra, revela lo que estaba oculto, lo que os ha manipulado, lo que os había alejado de la Verdad eterna.

Ha llegado el momento hoy, de revelar la impostura de la Iglesia desde Vaticano II, ha llegado la hora de desenmascarar a los usurpadores de Buda, a los usurpadores de Mahoma, a los usurpadores de la ley de Moisés. Ha llegado el momento de la cosecha, el momento de la retribución, pero ante todo, ha llegado el momento de la Gracia y del perdón inefable del Amor. Cada uno de vosotros recibirá lo que le corresponde, cada uno de vosotros descubrirá la verdadera historia de este mundo, como de cualquier mundo.

Soy vuestro escudo, soy vuestra fuerza y estoy en vosotros, y soy vosotros en cuanto esté instalado en vuestra morada.

El impulso Metatrónico que será entregado en este 7 de mayo de 2017 reactivará, más allá de las Llaves Metatrónicas tal y como fueron nombradas hace algunos años, la Verdad en vosotros. Los carismas abundarán; el habla en lenguas, el habla en amor, será vuestro Verbo. El Verbo de vuestra Presencia cubierta por el Manto de mi Madre, y de vuestra Madre, portador del impulso Metatrónico y de mi Presencia, os hará irradiar espontáneamente y naturalmente de un amor desconocido por vosotros, permitiéndoos reencontraros en la Verdad y en la Vía auténtica de los Hijos de la ley del Uno.

Algunos de vosotros que me acogéis y me acogerán previamente a la Llamada de María, llevarán en ellos los nuevos códigos de vida de esta Tierra que asciende y vosotros, mis hermanos y mis hermanas, que vais hacia vuestra liberación, hacia la Libertad.

Con lo que os ha explicado nuestra Madre, la Teofanía ahora puede ser reproducida por cada uno de vosotros. Esto facilitará mi instalación en vuestra morada, preparándoos, manteniendo vuestras casas limpias para mi venida, permitiendo que cada uno en la tierra, vía el Canal Marial, pueda oír la Llamada de nuestra Madre.

En unos días, el Arcángel Uriel pasará a la acción con respecto a la reversión final – de la conciencia como de la Tierra–, preparándoos entonces para esta verdad inefable, a su manifestación, a su encarnación y a su libertad. Así, desde este instante, invito a cada uno de vosotros al amor indecible de nuestra comunión.

Nuestra Madre os ha hablado y anunciado que los desórdenes de la tierra, en su organización falsificada, se desvelaban ante vuestros ojos, que estéis despiertos, liberados o dormidos, dándoos a ver los engaños de este mundo, las trampas que os han encerrado y os han mantenido en unas creencias diversas, en la adhesión a lo que muere, a lo que no dura. Así que he venido para pediros hoy, a cada uno de vosotros, de velar y rezar, y de acogerme.

…Silencio…


En este período y en los días de vuestro mes de mayo que empieza, muchas cosas van a cambiar, a transformarse, aquí mismo en esta tierra y en cada uno de vosotros, llevándoos a elegir entre el Amor y el resto, entre el Amor y el miedo. Esta elección no puede ser dictada por vuestra mente, sino que será exclusivamente dictada por vuestra presencia en vuestro corazón, por vuestra presencia en vuestra eternidad, aquí mismo en la superficie de este mundo. Entonces hoy, lo vuelvo a decir: «Velad y rezad, y también dejad que este Amor esté presente, sin condición, sin explicación, sin justificaciones.»

…Silencio…


He venido hoy a invitaros a la celebración de vuestra propia resurrección, con el fin de que vuestra Merkabah interdimensional personal acoja la Eternidad en totalidad, en vuestra morada. Todo lo que ocurre, en vosotros como fuera de vosotros, todo lo que ocurra fuera de vosotros en la imagen de este mundo, sea cual sea la manifestación, es la consecuencia de vuestra presencia como dignos Hijos Ardientes del Sol.

La Felicidad y la Paz indestructibles son la señal de mi venida a vuestra morada, la Teofanía será su expresión y su amplificación. El Arcángel Uriel y Lord Metatrón son los dos agentes, si puedo decirlo así, que obran para la manifestación en este mundo, del Hijo Ardiente del Sol que cada uno de vosotros es, fue y será. El Fuego Ígneo viene para consumir las últimas reticencias, las últimas dudas, las últimas interrogaciones, los últimos miedos.

Cada día que pase, a partir de las 17 horas y hasta las 24 horas, hora en la cual hablo (Francia), verá en vosotros levantarse la Luz, el estandarte de Cristo, verá en vosotros la Teofanía espontánea establecerse con cada vez más firmeza, con cada vez más paz y con cada vez más evidencia, y no cesará, y seréis saciados, y seréis alimentados, por la Luz misma. Muchos de vosotros estáis llamados a manifestar espontáneamente unos carismas inéditos. Estos carismas participan de manera fuerte al restablecimiento de la Verdad, previamente a la Libertad, previamente a la secuencia que ahora debe producirse, cuanto antes mejor.

Como sabéis, desde 2011 la Tierra está liberada, y la Luz establece de nuevo su reino eterno. No os dejéis distraer por los acontecimientos de este mundo, no os dejéis llevar por ningún camino tortuoso, sino que dejaos llevar por lo que está en vuestra morada. Estáis acompañados como nunca. El conjunto de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres, lo sabéis, está ahora al alcance del corazón, al alcance de la vista.

Así el Amor crecerá o nacerá en cada uno de vosotros, poniendo en acción y en actividad vuestras estructuras de Êtreté, de manera simultánea y conjunta. El Espíritu del Sol y el Coro de los Ángeles que cantan en vuestros sentidos serán visibles y accesibles, dándoos a ver los engranajes del mundo tal y como el profeta Ezequiel los habían descrito en su tiempo. Entonces sí, en este día y a partir de mañana, os invito al Bautismo del Espíritu, a la Resurrección del Espíritu, a la llegada de la Verdad.

Bien amados Hijos de la ley del Uno, ha llegado el momento de lo que había profetizado durante mi venida, y que fue transcrito por mi bien amado Juan. Ha llegado el momento de entender – y de vivir, sobre todo – que no sois de este mundo. Sea cual sea la belleza residual de este mundo a pesar de su encierro, es tan poco con relación a la vida libre dondequiera que establezcáis vuestra morada. Esta toma de conciencia es esencial antes de la Llamada de María, que espera encontraros cada día más numerosos a estar abiertos a vuestra Madre y a la Libertad.

Respetad las llamadas de la Luz, las llamadas al orden de la Luz, y reajustaos si es necesario, en cada instante, permaneciendo humildes y espontáneos, en la rectitud de vuestra eternidad, en la rectitud de vuestros comportamientos, en la rectitud de vuestras expresiones. Vengo hoy, y desde hoy, a reunir lo que nombraba en su momento, afectuosamente, «mi rebaño», para devolveros a la Libertad eterna, para devolveros a vosotros mismos.

Tal y como os ha dicho María, las Teofanías espontáneas, así como las que os quedan con María, son una nueva fuerza que insufla en vosotros el sabor de la Verdad y la infalibilidad de la Verdad.

La puesta en marcha de la transmutación o de la transubstanciación final de vuestro cuerpo efímero que está en disolución, os aparecerá cada vez más claramente, de manera cada vez más evidente.

Permaneciendo en vosotros, en algunos de vosotros por ahora, es más fácil cortar los últimos lazos a la Ilusión, en vosotros como en cualquier parte en la superficie de este mundo, haciéndoos vivir, experimentar y redescubrir las virtudes y los poderes del Amor que son los poderes de la vida, donde ninguna muerte puede ser pensada ni siquiera ser contemplada. Entonces os digo una vez más: «Bienvenidos a vuestra resurrección, bienvenidos a vuestra casa, bienvenidos a la belleza, bienvenidos al Amor.»

Por la Gracia del Fuego Ígneo y por la Gracia del Lord Metatrón, os bendigo, y así os bendeciré cada día, para aquellos de vosotros que abran su puerta de par en par entre las 17 horas y las 24 horas (hora de Francia), insuflando un nuevo soplo de vida, insuflando el poder del Verbo, haciéndoos volver a encontrar, de manera todavía más sensible, la Paz del Corazón que os doy en este instante en el cual me leéis, en el cual me oís.

Me dirijo también a aquellos de mis hermanos y hermanas encarnados en la tierra y que todavía se encuentran apartados de su luz. Vengo a imploraros ser lo que sois y no lo que poseéis, porque ninguna posesión, de la naturaleza que sea, podrá ser tenida ni ser retenida dentro de muy pocos días. No hagáis ninguna proyección con mis palabras acerca del tipo de acontecimiento porque todo es posible y lo más importante no es lo que ocurre sobre la escena de este mundo sino en vuestro corazón, en estos momentos.

Reactivo hoy en vosotros, gracias a la siembra de Mikaël, la totalidad del Fuego Ígneo, del Espíritu del Sol, del Coro de los Ángeles y del Impersonal. Así es el Amor, que consume, en una beatitud infinita, lo que no puede ser destruido y que se renueva permanentemente: la fuerza de la Vida Una, la fuerza del Amor y de la Luz de nuevo auténtica.

Como sabéis, y como fue anunciado desde hace ya muchos años, la acción de los Jinetes será cada vez más palpable. La revelación de la oscuridad, la revelación de la Ilusión, va a acelerarse y a finalizar en unos fuegos artificiales de Amor, de Luz y de Verdad. Así que he venido a decíroslo hoy de manera más apremiante: «Dejad que los muertos entierren a los muertos y seguidme, sed lo que siempre fuisteis y dejad que se vaya lo que forma parte de la Ilusión, lo que forma parte del efímero, y poneos de pie en vuestro Corazón Ascendido.»

La Teofanía es la última señal de la Luz antes de saldar las cuentas presentes en este mundo, no es que haya alguna deuda, sino más bien para estar desapegados de cualquier atadura al encierro, para estar desapegados del sufrimiento perpetuo de este mundo.

En cuanto Lord Metatrón se haya expresado, la Teofanía espontánea de las 17 horas a las 24 horas será efectiva. Es posible que para algunos de vosotros, hermanos y hermanas míos, haya un pequeño periodo de aclimatación a esta intensidad y a esta Presencia. No olvidéis que la naturaleza os es de una gran ayuda, allí donde haya árboles, allí donde haya rocas, allí donde haya agua, allí donde no haya la huella, por así decirlo, de la sociedad, como de vuestras ciudades. Los pueblos de la naturaleza, durante este período, se han puesto a vuestra disposición para juntarse con vosotros durante algunas de vuestras noches, a menudo acompañados por mis ángeles llamados los Ángeles del Señor, con el fin de sosteneros en la emergencia de vuestra verdadera verdad.

Ya no necesitáis más, en definitiva, para aquellos de vosotros que me han acogido, apelar a algo exterior a vosotros porque el mundo está en vosotros y vosotros sois el mundo, así como el universo y los multiversos. Cada uno de vosotros será llamado a este sacrificio del efímero por la coronación de la Eternidad. Si no es hoy, si no es mañana, será en los próximos días.

Me dirijo también a mis hermanos y hermanas en humanidad que no han tenido todavía la oportunidad de vivir lo que vivís, recordándoos que siempre dije que los últimos serían los primeros en reconocerme y en vivirme. Os aparecerá también cada vez más claramente.

No olvidéis que el corazón es infalible, dándoos a ver la Verdad en cualquier circunstancia, sin tener que reflexionar, sopesar, preguntar o interrogaros frente a cada circunstancia de vuestras vidas, frente a cada hermano y hermana. Y no olvidéis que el que más ha recibido, será al que más se pedirá, y esto es ahora. Y acordaos también que lo que hacéis al más pequeño de vosotros, es a mí a quien lo hacéis. Y acordaos también que hay que dejar a los muertos enterrar a los muertos, a vivir su pena, a vivir su pena ante la destrucción de la Ilusión por la aparición de la Luz, y que es en el seno de este sufrimiento y de esta pena, que puede afectaros también, que se realiza el apoyo más perfecto a la extracción de la Ilusión, y entonces a la Liberación.

Id más allá de cualquier apariencia. Y si mi morada es vuestra morada, entonces esto os aparecerá claramente, con evidencia. En cuanto me hayáis acogido, las Teofanías espontáneas serán cada vez más intensas e indelebles, llevándoos a constatar que nada puede alterar vuestra felicidad o vuestra paz, que nada podrá desestabilizaros o descentraros más. Entonces el Fuego Ígneo podrá abrirse un camino en la totalidad de vuestro cuerpo y en la totalidad de vuestra conciencia.

Transmito a cada uno de vosotros el Espíritu del Sol. Transmito en cada uno de vosotros el Coro de los Ángeles, en nombre de la Verdad, en nombre de la Vida, en nombre de la Luz, en nombre del Amor. Todo esto es para vosotros porque es lo que sois, lo que os permitirá entonces ver aparecer lo que estaba oculto e invisible. Sé que muchos de vosotros ya han podido, que sea durante vuestras noches, que sea en la naturaleza, conocer y vivir las demás dimensiones, las de la Libertad. Será cada vez más posible de manera permanente, dándoos a ver lo que hay que ver, y por esta claridad y esta precisión de esta nueva visión interior, es esta visión que permitirá la disolución de las últimas resistencias a la Luz, en vosotros como en este mundo.

Tampoco olvidéis, en estos particulares tiempos, así como hice con mis apóstoles, de lavar vuestros pies, de lavar vuestras manos, con el fin de acoger con más facilidad este nuevo día, que cada día será nuevo y que cada día aumentará en densidad y en intensidad. El Espíritu del Sol, en cuanto a él, tocará tierra, en sus últimas capas aislantes, así como el suelo de la tierra, a partir de mañana. No quiere decir que cada uno de vosotros, despiertos o no, sentiréis necesariamente sus beneficios, pero los resultados serán visibles de manera tangible en ciertos lugares de la tierra, según los horarios en los cuales se produzca.

No os dejéis despistar o confundir por el espectáculo escandaloso que os ofrecerán los que todavía se consideran como los guiñoles de este mundo, para retomar una expresión del Comendador de los Ancianos. Permaneced firmemente en vuestras moradas, velad y rezad, sed felices, estad en paz, sed humildes, y sobre todo, sed verdaderos. La Luz no puede de ningún modo acomodarse con lo que es falso, en vosotros como en cualquier parte.

Ha llegado el momento, para algunos de vosotros, de olvidar hasta el mismísimo sentido de ser una persona, hasta el mismísimo sentido de haber vivido una historia o alguna evolución en esta tierra. Pido a aquellos de vosotros que me han abierto su morada, o que me la abrirán en los días que vienen, de estar atentos a lo que el corazón pida, a lo que el corazón diga, a lo que el corazón proponga, a lo que el corazón active a vuestro alrededor como en el conjunto de este mundo.

Entonces en este instante, estéis donde estéis y sea cual sea el día en que me leeréis o me oiréis, de vivir esta Teofanía acompañados del Espíritu del Sol, ahí donde la Luz reina, ahí donde la creación y la expresión de la vitalidad de la belleza es permanente, en la esfera y en la morada que sea, dignaos en acogerme, id más allá de cualquier paradigma llamado religioso, más allá incluso de la historia que he vivido hace dos mil años.

…Silencio…


El encendido de la Merkabah interdimensional colectiva se ha realizado. Los mecanismos físicos de la Ascensión de la Tierra ocurren ahora ante vuestros ojos, a través de la acción de los Jinetes pero también en vosotros, impidiendo cualquier subterfugio ligado al ego, a la posesión, al deseo, porque en el Amor no hay sitio para el deseo porque todo está presente y nada falta. Entonces digo a muchos de vosotros, cada día más numerosos: «Estoy contigo para los siglos de los siglos. Estoy contigo para la Eternidad.» Estoy contigo, porque tú y yo somos Uno, como dije en aquella época: «Mi Padre y Yo somos Uno.»

…Silencio…


No dejéis nada procedente de algún pasado o de alguna historia, perturbar o alterar vuestro Corazón Ascendido, el resto de vuestro cuerpo seguirá a su debido tiempo y hora. Para cada uno de vosotros que me habéis percibido, la Teofanía será cada vez más impactante en todos los sentidos de esta palabra.

Aquellos que me han acogido y me acogerán previamente a la Llamada de María, son mi vanguardia de Luz para los que están en el suelo de esta tierra. No os pido nada más que de ser verdaderos en estos momentos, no os pido nada más que de ser vosotros mismos en este nuevo estado, en resonancia con el Corazón Ascendido donde todo es una señal y donde todo es un reconocimiento.

Entonces, tú que me has leído, tú que me has oído, tú que me has recibido o tú que todavía no me has recibido, te invito en este instante a la Gracia de nuestra comunión, a la Gracia de la Teofanía. Hace muchos años, muchos de vosotros me han acogido, o más bien han acogido mi Luz y mi esencia. Hoy se trata de otro nivel, por así decirlo, de acogida y de instalación. Entonces derramo sobre vosotros, en cada uno de vosotros, el don de la vida eterna, el don de la Gracia y el don de la Verdad. Así como el Sol hace, os lo mando a cada uno de vosotros, aunque estéis todavía desviados de mí, aunque estéis todavía alejados, porque a partir de ahora y en este día, no hay más distancia para muchos de vosotros.

…Silencio…


Acabaré con estas palabras: vivas lo que vivas en este mundo, veas lo que veas sobre la pantalla de tu conciencia efímera, aguantes lo que aguantes, no olvides que en el corazón, estás saciado más allá de cualquier demanda. No olvides que sólo el corazón es esencial, que todo lo demás, a partir de ahora, sólo representa unas trabas o unos frenos a tu resurrección.

Muy pronto, ya no será posible apoyarse en la materialidad de este mundo y mucho menos en las creencias, sino únicamente en la vivencia de tu Corazón Ascendido. Entonces comulgo en tu corazón a la vez que comulgas en mi corazón.

…Silencio…


Soy la Vía, la Verdad y la Vida. Soy lo que eres cuando todos los velos son cortados y cuando todas las ilusiones son retiradas. Así, en la Nueva Eucaristía, consagro tu Corazón Ascendido.

…Silencio…


Te digo: «Si lo quieres, a partir de ahora, cada día, durante las Teofanías espontáneas donde se sitúan los instantes propicios para que puedas acogerme en tu morada.»

Te amo y te bendigo, y os digo a cada uno de vosotros que tenemos una cita. Te digo pues hasta cuando quieras, en tu corazón, y te bendigo una última vez en este instante.

…Bendición… 


Me retiro ahora en ti, si así lo quieres, y digo a cada uno de mis hermanos:  De todos modos alegraos, el tiempo del sufrimiento termina. Alegraos porque estoy con vosotros, porque estoy en vosotros.»

…Silencio…



Adiós.



Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/